Aplicar la innovación a nosotros mismos

Image

Xavier Marcet, profesor del Master in Business Innovation de la UPC, en su blog nos comenta que existe una gran brecha entre hablar de innovación y aplicarla y que, cuando “la moda” de la innovación y el emprendimiento hayan pasado pero sean igual de necesarios, sólo quedarán las trayectorias y los resultados. Sin embargo, es importante que todos aquellos que hablamos de innovación apliquemos los conceptos que aconsejamos, como por ejemplo:

1. Creer que las ideas son una comodity: Esto incluye también las ideas propias ya que lo importante no son las ideas en sí, si no la capacidad de llevar a cabo las que representan una oportunidad real.

2. Tener experiencias de riesgo innovador/emprendedor: Esto lleva a tener mayor legitimidad. Hablar de fracaso tiene otro tono si se ha vivido en experiencia propia.

3. Apertura mental: No construir ortodoxias con respecto a la innovación y mantener una cierta capacidad de reírnos de nosotros mismos.

4. Innovar en innovación: Demostrar que no solo hablamos de innovación si no que cuestionamos nuestras propias metodologías y herramientas para crear nuevas soluciones que aporten más valor.

5. Compartir lo que aprendemos: Aprender a compartir lo que sabemos y aprendemos, sobre todo si creemos en la innovación abierta. Esto también lleva a seguir moviéndose y no estancarse en una zona de confort.

6. La orientación a resultados: Hay que hacer un esfuerzo en diferenciarse de quienes solo hablan de innovación, entendiendo que carece de sentido hablar de ella  si no se producen resultados tangibles.

7. Co-crear la innovación con los clientes:  Pensar con el cliente. Pivotar cuando haga falta. Cada cliente es diferente y merece experiencias únicas para dar resultados que se ajusten a su cultura y estrategia.

8. Ser creativos: Arriesgarse a hacer ideas que puede que fallen y proponer ideas locas para forzar una cierta radicalidad que nos saque de lo esperable , de la comodidad de lo razonable y no predecible.

9. Tener Foco: Centrar el foco de la innovación es vincularla mejor a la estrategia, a dónde se quiere estar en el futuro que se está construyendo hoy.

10. Obsolescencia programada: Pensar en qué vendrá mas allá de la innovación y el emprendimiento. La innovación y el emprendimiento no son el fin.

Esperamos que estos consejos podáis aplicarlos a vosotros mismos a vuestros negocios y  que los podáis compartir.  Para leer el post original, titulado “Innovación y emprendimiento: aplicarnos el cuento personalmente”  pueden visitar este link. Pero antes de terminar, nos gustaría preguntaros: ¿cuál de estos consejos creéis que es más importante y por qué?