Y si me muero, ¿qué pasa con mi identidad digital?

Dicen que una vez que te expones en internet, ya no hay vuelta atrás. Es por esto que hay quienes recomiendan tener cuidado sobre lo que publicamos en internet, ya que hacerlo desaparecer no es fácil. Pero, ¿qué pasa cuando fallecemos? ¿qué pasa con nuestra cuenta de Facebook, Twitter, etc.? ¿y si tenemos un blog o hemos posteado nuestra propia música o escritos?  Generalmente no nos planteamos esta pregunta, pero dependiendo de quiénes somos o a qué nos dedicamos, tener planificado qué se hará con todo nuestro legado digital puede ser importante.

Recientemente recibí un email de Google donde me preguntaban qué quería que pasara con mis cuentas con ellos si fallecía (lo cual identificaban por falta de actividad).  Las opciones eran que todos mis emails, videos, etc., fueran enviados a alguien de mi elección o que todo se borrara después de una cierta cantidad de meses sin actividad, previo aviso por SMS. Pero no muchas compañías online dan este servicio y por otro lado, con tanta red social, muchas veces ya ni recordamos donde estamos inscritos. Un ejemplo de esto me pasó hace un par de días: busque mi nombre en Google (un profesor de Marketing Digital dijo que había que hacerlo cada cierto tiempo) y me salió un perfil de WAYN que creé por ahí el 2006 y del que ya me había olvidado por completo. Como ya no lo uso, lo borré, pero quien sabe en cuantas webs, redes sociales, foros, etc., he publicado cosas y ya ni recuerdo. (Moraleja: ¡búsquense en Google!)

Basado en esta problemática que es nueva para la sociedad, surgió una empresa en España que ha innovado en este tema y que soluciona el problema del legado digital cuando algún ser querido fallece. Se trata de e-rase.

e-rase plantea tres conceptos básicos como base para su modelo de negocio:

Derecho al olvido: Toda persona debe poder decidir sobre lo que sucede con sus datos personales y lo que terceros puedan hacer con ellos, fundamentado en el derecho a la privacidad.

Legado digital: En el entorno digital hay cosas que quizá no tienen valor patrimonial, o lo tienen pero es difícil de cuantificar, o tienen mucho valor emocional . Debido a la ambigüedad legal, muchas veces no se aplica la legislación habitual y ese legado queda desatendido.

Rastro digital: Cada vez que introducimos información o datos privados en cualquier plataforma digital dejamos una huella que permanece. Los archivos que creemos que borramos son recuperables y accesibles. En internet, el rastro es más indeleble.

 Image

Basado en esto, la empresa ha creado un modelo de negocio en el cual de manera legal gestiona servicios como:

  • Cerrar cuentas de redes sociales: Que se impida el acceso a la misma y que se eliminen toda la información que contiene.
  • Suprimir datos personales y menciones en blogs o webs:  Consiguen que los buscadores no muestren contenidos no deseados y borran de internet los datos o contenidos publicados ilegalmente.
  • Informe de presencia online: Averiguan cuál es la reputación online de la persona y crean un informe detallado de todo lo publicado sobre la persona en internet.
  • Memorializar una cuenta de una red social: Cierran el acceso al perfil para convertirlo en una página conmemorativa y que solo los amigos confirmados puedan dejar mensajes en recuerdo de la persona fallecida.
  • Gestión del Legado digital:  Ayudan a los herederos legítimos a recuperar y conservar el legado digital, música, fotografías, documentos, dinero virtual, webs, derechos de propiedad intelectual, etc.

También existen otras empresas extranjeras que se dedican a temas de este tipo de manera separada. Por ejemplo, hay algunas que se encargan de guardar datos y hacerlos llegar a las personas que indiques. Algo así como una caja de seguridad. AssetLock  y E-Z-Safe son  ejemplos de esto.  Dead Man’s Switch es una empresa en la cual creas un usuario y escribes emails, los cuales son enviados cuando falleces. Eternity Message es otra, pero que permite que los mensajes sean enviados hasta un año después del fallecimiento (en la versión gratuita) y hasta 60 años después de tu fallecimiento en la de pago. LifeEnsured ofrece un servicio similar al de E-rase, aunque  decidido por el usuario mismo . También hay varios servicios para páginas de tributo al fallecido, como My Wonderful Life Memorial Matters,  entre otras.

Si bien ya hay empresas en el mercado, sobre todo con base en Estados Unidos, a través de las cuales puedes dejar estipulado qué quieres que pase con tus datos, e-rase ha innovado al desarrollar la posibilidad de que si fallece un familiar tuyo y no dejó clara su voluntad al respecto, los familiares puedan legalmente acceder a esos datos y decidir sobre ellos. Es un punto de vista muy importante ya que en general no nos planteamos que pasará con nuestro legado digital.

Esperamos que haberos  contado sobre esta empresa os ayude a primero, plantearos el tema de qué queréis que pase con vuestra información online y segundo,  que sepáis que hay opciones para recuperar la información de vuestros familiares fallecidos.  Ojalá que se creen otras empresas de este tipo para que el tema del legado digital se ponga sobre la mesa y le demos la importancia que tiene.

¿Os habíais planteado qué pasará con vuestra información online al fallecer?  ¿Habéis hecho alguna gestión al respecto? ¿Os llama la atención alguno de los servicios que mencionamos?

Post de Andrea Ordenes. Fuente: José Miguel Arroyo, Profesor del  Master in Business Innovation de la UPC y Fundador y  CEO de Voluntad Digital.