¡No mates la innovación!: 10 frases que nunca debes decir


innovation killers

Ser innovador no sirve de mucho si estás en un ambiente que se resiste a los cambios. A pesar de que existe una conciencia colectiva de que los tiempos han cambiado y que todo se mueve mucho más rápido y debemos poder ser más flexibles para adaptarnos o adelantarnos, en muchas organizaciones esto se predica pero a la hora de practicarlo, es increíble la resistencia que puede haber. A veces nos pasa a nivel personal: Tienes una idea que piensas que te hará bien o un plan y la gente que te rodea, muchas veces con buenas intensiones, te aplastan la idea con frases como “No te va a funcionar”. Y en muchos casos, somos NOSOTROS MISMOS quienes nos frenamos.

Jim Carroll, experto y conferencista de innovación (entre sus clientes se encuentran organizaciones como The Walt Disney Corporation , la NASA, la Marina estadounidense, Nestlé, KPMG, entre otras), nos comenta una lista de las frases que denomina los “asesinos de la innovación”:

1. “Siempre lo hemos hecho de esta manera”
2. “No va a funcionar”
3. “Eso es lo más tonto que he escuchado”
4. “Eso no es mi problema”
5. “Eso no se puede hacer”
6. “No sé cómo”
7. “No creo que pueda”
8. “No sabía eso”
9. “El jefe no lo va a aceptar”
10. “¿Por qué debería importarme a mi?

Apuesto que en más de una ocasión hemos escuchado esto cuando se propone alguna idea en una reunión o lo hemos pensado nosotros mismos.

Es paradójico que en muchas empresas se espera que seamos innovadores pero no se fomenta la innovación dentro de la cultura empresarial. ¿Cómo sabemos si en nuestra organización hay una “disfunción en cuanto a la innovación”? Nuevamente, Carroll nos comparte una lista de indicadores:

1. La gente se ríe de las ideas nuevas.
2. Si una persona identifica un problema, es rechazado.
3. La innovación es una practica reservada solo para un grupo “especial”.
4. La frase “No puedes hacer eso porque siempre lo hemos hecho de esta otra manera” se utiliza para cada idea nueva.
5. Nadie puede recordar la última vez que alguien hizo algo realmente genial.
6. La gente piensa que la innovación solo tiene que ver con I+D
7. La gente se ha acostumbrado a que competir por precio es normal
8. La organización se enfoca más en sus procesos que en el éxito.
9. Hay mucha gente mayor y poca gente menor de 25 años.
10. Luego de cualquier tipo de sorpresa – en producto, mercado, industrial, etc.- la gente se pregunta “Y, ¿de dónde salió eso?”

Y, ¿cómo es esto distinto en las organizaciones innovadoras? En este tipo de organizaciones :

1. Las ideas fluyen libremente a través de la organización
2. La subversión es una virtud
3. Tanto el éxito y el fracaso se promueven
4. Hay  líderes que promueven el pensamiento innovador en vez de administradores que gestionan desde la burocracia
5. Hay campeones creativos en la organización, gente que es buena en pensar cómo hacer las cosas de manera diferente.
6. Las ideas se aprueban y se respaldan
7. En vez de decir: “Esto no se puede hacer” , la gente se pregunta “¿cómo podríamos hacerlo?”
8. La gente sabe que además del I+D, la innovación tiene que ver con ideas sobre como gestionar mejor la empresa, hacerla crecer y transformarla.
9. La palabra “innovación” se encuentra en la mayoría de las descripciones de trabajo como un área principal de responsabilidad y un porcentaje de la remuneración anual se basa en el logro de objetivos innovadores definidos explícitamente.

Sin duda esta lista describe a las organizaciones que han adoptado la innovación como parte de su cultura y no solo como una moda y algo que hay que hacer “porque todo el mundo lo hace” pero sobre lo cual nunca se hace nada en realidad. Como dice Jim Carroll, la innovación debe entenderse como una virtud dentro de la empresa, ya que si no es así, ésta no sobrevivirá el ritmo de cambio que existe hoy en día.

Esperamos que este artículo os haya servido para auto examinarse primeramente y ver si están teniendo una actitud innovadora o conservadora, y también para evaluar sus organizaciones y ser agentes de cambio en ellas. Hay casos donde las empresas son tan grandes y tienen una cultura conservadora tan arraigada que no podéis realmente hacer que cambien, pero lo que sí podéis hacer es generar cambio dentro de vuestro rango de alcance, sobre todo si tenéis gente a vuestro cargo. Nuevamente, esto no se trata de difundir la innovación como un ideal o doctrina, sino porque es una necesidad para poder mantenerse competitivos en el mundo actual.

¿Alguna vez habéis escuchado una de las excusas de la primera lista? ¿Qué tipo de organización es la vuestra?

Fuente: The Innovation Killers, de Jim Carroll

Executive MBI