¡Relájate!: Serás más productivo

Captura de pantalla 2013-07-31 a la(s) 12.29.44

Levantarse cansado. Arreglarse rápidamente. Desayunar algo rápido en la oficina (o no desayunar del todo).  Reunión. Contestar emails. Otra reunión. Trabajo. Emails. Llamadas. Más trabajo.Tráfico. Llegar a casa. Contestar emails que van llegando. Leer el informe X. Dormir. Sé que es exagerado, pero, ¿Algo de esto suena familiar?

¡Hay TANTO que hacer! Paradójicamente, la mejor forma de lograr hacer más puede ser pasar más tiempo haciendo menos. De acuerdo a Tony Schwartz, CEO de The Energy Project y autor del libro Be excellent at anything, hay toda una línea de investigación multidisciplinaria que muestra que la “renovación estratégica”, lo cual incluye hacer ejercicio durante el día, siestas cortas en la tarde, más horas de sueño, más tiempo lejos de la oficina y vacaciones más largas y frecuentes, aumentan la productividad, el rendimiento laboral y, por supuesto, la salud.

Actualmente vemos el tiempo como el recurso que tenemos para hacer cosas, con lo cual cuando hay más que hacer, usamos más tiempo, pero el tiempo es finito. Como no podemos ponerle más horas al reloj, la ciencia nos ayuda a entender cómo aumentar nuestra energía, entendiéndola como la verdadera capacidad de trabajo. Del artículo Relax! You’ll Be More Productive, les comparto 6 consejos que extraje que pueden intentar incluir en sus vidas para recuperarse del cansancio y ser más productivos:

1. Dormir bien: En un estudio los investigadores se dieron cuenta de que dormir demasiado poco (el equivalente a dormir menos de 6 horas cada noche) era uno de los indicadores más claros de agotamiento laboral. En otras palabras, asegúrense de dormir más de seis horas.

2. Siestas diurnas: Esto es más complicado para aquellos que trabajamos lejos de casa, pero cuando puedan, háganlo. Se hizo un estudio con controladores de tráfico aéreo a los que se les dio 40 minutos para dormir, con lo cual durmieron en un promedio 19 minutos. AL hacerles pruebas de vigilancia y tiempo de reacción respondieron mucho mejor que sin dichas siestas. También se descubrió que las siestas de 60 a 90 minutos ayudaban a mejorar los resultados de pruebas de memoria.  Ya sea que puedas tomar una siesta corta de media hora o una más larga, tendrás un beneficio de hacerlo.

3. Más vacaciones: Tener más vacaciones no depende de nosotros, es verdad. Pero lo que sí puede depender de nosotros es programarse para no perder días de vacaciones. Una encuesta hecha por Harris Interactive arrojó que los estadounidenses dejan en promedio 9,2 días de vacaciones sin usar. ¡No los pierdas!

4. Trabajar en intervalos de 90 minutos: En los años 50 se descubrió que nuestros ciclos de sueño duran aproximadamente 90 minutos. Una década después, el profesor Nathaniel Kleitman descubrió que este ciclo se repite mientras estamos despiertos. Pasamos de estar alertas a pasar progresivamente a la fatiga psicológica aproximadamente cada 90 minutos. Trabajar en intervalos de 90 minutos maximiza nuestra productividad. El profesor K. Anders Ericsson y sus colegas de la Universidad Estatal de Florida han estudiado a profesionales de alto nivel y descubrieron que el mejor desempeño se logra durante sesiones ininterrumpidas de no mas de 90 minutos. La idea es hacer descansos entre cada sesión.

5. Evita el quedar exhausto: Esto deriva del punto anterior, pero es importante recalcarlo. La idea es trabajar en montos de tiempo de los cuales nos podamos recuperar. Si terminamos exhaustos, es más difícil la recuperación y toma más tiempo.

6. No es tan importante cuanto tiempo usas en “renovarte” o “recuperarte”, sino que tan bien lo haces.   El autor comenta que el aprender a renovarse requiere  práctica. Mientras más rápido aprendes a acallar tu mente y relajar el cuerpo, mejor te sentirás después. Puedes probar con distintas cosas por hacer, como salir a caminar, tomar un té, escuchar música, etc. Si puedes permitírtelo, salir a hacer ejercicio es muy bueno también. La idea es encontrar lo que te sirva a ti para realmente descansar la mente y el cuerpo en ese tiempo.

Bueno, como ven y como dice Schwartz, el secreto está en que cuando te estés renovando o recuperando realmente lo estés haciendo (y no pensando sobre lo que tienes que hacer después), lo cual permitirá que cuando estés trabajando, puedas hacerlo dando tu máximo.

¿Tenéis alguna técnica para relajarse durante el trabajo? Esperamos que las podáis compartir para dar ideas a nuestros otros lectores. 

Post by: Andrea Ordenes, Alumna del Master in Business Innovation de la UPC

Fuente: “Relax! You’ll Be More Productive” By Tony Schwartz