El “derecho al olvido” en Internet

Imagen

Tras 2 años de emoción, intriga y dolores de barriga, por fin ha visto la luz la sentencia del TJUE (Tribunal de Justicia de la Unión Europea) planteada por la Audiencia Nacional en relación a la interpretación y aplicación de laDirectiva 95/46/CE (sobre protección de datos personales), en el caso del (ahora ya irremediablemente famoso) Mario Costeja contra Google.

Se ha escrito y se escribirá mucho sobre el tema, a favor y en contra, con más o menos acierto y con más o menos argumentación jurídica. En Voluntad Digital queremos hacer nuestra aportación, intentando explicar, de modo comprensible para los no juristas, qué dice la sentencia, porqué es tan importante y qué repercusiones puede tener, a la práctica, para todos nosotros, internautas, ciudadanos y empresas que prestan servicios en Internet.

Cuando te pones a hablar con la gente de este tipo de temas tan mediáticos y polémicos, te das cuenta de que, a menudo es necesario dar un paso atrás y aclarar algunas cosas que tú, como profesional que se dedica a la privacidad y al derecho de Internet, das por sabidas, pero que quizás otras personas confunden o ignoran.

  • Ningún derecho es absoluto, las normas establecen situaciones en las que uno u otro derecho deben prevalecer y, si hay un conflicto, hay que analizar el caso concreto. Ni la Directiva, ni la LOPD ni esta sentencia suponen una “patente de corso” para nadie.
  • La sentencia trata sobre los datos personales de las personas físicas (no las empresas ni los gobiernos). No se trata de la transparencia de los gobiernos o de la libre competencia. Se trata de tu intimidad, tu honor, tu imagen y tu dignidad como persona. Se trata de tu libertad para decidir lo que otros pueden hacer con tu información personal.
  • Las leyes no sirven para nada si no pueden aplicarse. Los derechos no sirven para nada si cualquiera que los tenga no puede ejercerlos en condiciones razonables.

Dicho esto, veamos qué dice la sentencia

¿Lo que hace Google Search entra en la definición de tratamiento de datos personales?

. La actividad que realiza el buscador de Google constituye un tratamiento de datos personales. Se entiende querastrear y encontrar información personal publicada en internet, ordenarla y agruparla por términos de búsqueda (indexarla), almacenarla y facilitarla a los internautas de acuerdo a unas búsquedas, parámetros y filtros es un tratamiento de datos personales.

Nuestra información no entra por una puerta de Google y sale por la otra sin que le haya pasado nada, hacen cosas con ella (ese es precisamente la función del buscador), cosas que van mucho más allá del control e intenciones de cualquier persona, medio o empresa que hubiera publicado esa información originariamente en su sitio web.

Es una actividad independiente y diferenciada, por lo que no puede sin más “ser azúcar” en cuanto al cumplimiento de leyes se refiere.

¿Puede ser Google considerado un responsable de tratamiento de datos personales?

. Quién sea responsable de gestionar el motor de búsqueda de Google, es responsable del tratamiento de datos personales que este realiza durante su actividad. Obviamente, si hay un tratamiento de datos independiente, debe haber un responsable y este es quien decide la finalidad del tratamiento y los medios que utiliza (qué información recogen, para qué, dónde la guardan, cómo la archivan, cuándo la muestran, etc.), que no es otro que Google Inc..

¿Google Spain cumple los requisitos para ser considerado un establecimiento de Google Inc. en la UE y por lo tanto debe cumplir con la normativa europea?

. Google Spain es el establecimiento que tiene Google en España para gestionar la publicidad en el buscador, dado que la publicidad y el buscador se alimentan mutuamente y, podría decirse, que no tendrían sentido el uno sin el otro (al menos en su modelo de negocio), se puede considerar que Google Spain trata datos personales dentro de la actividad que realiza.

Este es uno de los puntos fuertes y quizás el más decisivo: si la Directiva no es aplicable territorialmente a Google, el resto es papel mojado. Defender, como hace el TJUE, que existe una estrecha vinculación entre la actividad publicitaria y el funcionamiento del buscador es una postura arriesgada, pero no por ello menos válida o cierta. Google vive de la publicidad que vende a los anunciantes, publicidad que se diferencia por países, que se orienta a territorios y segmentos de población gracias al profundo conocimiento que tiene Google de nosotros y lo que hacemos en Internet. Creer que una cosa no tiene nada que ver con la otra porque los servidores que almacenan nuestros datos están fuera de Europa (de hecho nadie sabe dónde están…) es no entender cómo funciona este negocio.

¿Podemos pedirle a Google que elimine un resultado de su buscador aunque ese contenido no se haya eliminado del sitio que lo publicó originariamente?

. Se puede exigir la retirada de datos personales de un buscador aunque no se hayan retirado previa o simultáneamente dichos datos del sitio que los publicó originariamente. El motivo es sencillo, pero hace falta dar ese paso atrás que comentaba antes: si tenemos claro que Google hace un tratamiento de datos que es responsabilidad suya (independiente de lo que hacen los periódicos, webs, blogs y redes sociales que indexa),es de sentido común que tenga, por un lado, que cumplir con los requisitos legales para poder hacer ese tratamiento de datos (cuya justificación o legitimidad puede fundamentarse en motivos distintos) y, por otro, que dar respuesta a los derechos de los titulares de derechos, igual que el resto de responsables de tratamiento de datos personales. Y, de igual manera, si no atiende esa petición, se pueda acudir a la AEDP para que tutele el derecho.

¿Puede ampararse Google en las excepciones legales que se aplican a los medios de comunicación para evitar borrar un dato personal?

NoGoogle (o un motor de búsqueda) no es un editor de contenidos ni un medio de comunicación, por lo que no puede escudarse en la excepción de la Directiva referida a los fines exclusivamente periodísticos. Google no es un periódico, ni una enciclopedia, no tiene el deber ni el derecho universal a mostrar toda la información que encuentre por el mundo de forma indiscriminada, sin que nadie pueda hacer nada al respecto, solo porque cuenta con los medios tecnológicos para hacerlo. Para ver en cada caso si se puede exigir la eliminación de un dato personal que se muestra en el buscador, habrá que ver qué derecho o interés “gana” en cada caso. Ni las personas podemos borrar el pasado a nuestro antojo, ni estamos obligadas a sufrir una invasión permanente en nuestra intimidad si no es porque la defensa de un derecho o libertad más importante lo justifique.

¿Está por encima el derecho a la privacidad de la libertad de información?

En general, el derecho a la privacidad prevalece sobre el interés legítimo del responsable del fichero (Google, responsable del buscador, tiene un interés, económico, en tratar nuestros datos) y del derecho de los internautas a acceder a la información, excepto que en el caso concreto la relevancia pública de la persona afectada indique lo contrario.

¿Entonces lo que hace Google Search es ilegal? ¿Se le puede pedir una indemnización?

No necesariamente. Que se tenga derecho a exigir la eliminación de un dato personal de Google (o de cualquier otro sitio) no implica que el hecho de que estuviera publicado fuera ilegal ni que dicha publicación haya supuesto un perjuicio a la persona.

Los posibles daños y perjuicios derivados de un tratamiento de datos personales nunca se dan por supuestos, es preciso reclamarlos mediante un procedimiento judicial y acreditarlos si se quiere pedir una indemnización. Una cosa es que un dato personal se haya recogido o divulgado sin autorización y otra cosa es que un dato recogido y/o publicado legalmente se pueda eliminar (dejar de usar) a petición de su titular.

Conclusiones

Esta sentencia ha abierto una puerta y ha marcado una dirección. En los próximos meses veremos qué consecuencias tiene (no solo jurídicas y desde luego no solo para la función de buscador y no solo para Google). Lo más importante, sin embargo, es que por fin estamos hablando de lo que importa. Y no hace falta que estemos de acuerdo, que exista un debate intenso es, en sí mismo, una victoria y una oportunidad que no podemos desaprovechar.

Os invitamos a leer las opiniones de otros profesionales, así como a leer la sentencia en su versión original (que es en español), a compartir vuestras opiniones y a hacernos preguntas si algún aspecto concreto no ha quedado explicado suficientemente.

La sentencia

http://curia.europa.eu/juris/document/document.jsf?text=&docid=152065&pageIndex=0&doclang=ES&mode=req&dir=&occ=first&part=1&cid=256577

Artículos y opiniones

http://www.privacidadlogica.es/2014/05/13/reflexiones-sobre-la-responsabilidad-de-google-en-el-derecho-al-olvido/

http://www.iurismatica.com/google-responsable-en-europa-por-la-indexacion-de-datos-de-caracter-personal-en-su-buscador/

http://descargalegal.blogs.lexnova.es/2014/05/13/sentencia-google-derecho-al-olvido/

http://www.derechoalolvido.eu/gooog-ese-vecino-entrometido-que-no-quiere-cumplir-con-proteccion-de-datos/

http://www.enriquedans.com/2014/05/el-absurdo-derecho-a-que-internet-te-saque-por-tu-lado-bueno.html

http://www.eprivacidad.es/sentencia-derecho-al-olvido-obliga-google-eliminar-resultados/

http://www.derechoalolvido.eu/la-justicia-europea-se-muestra-a-favor-del-derecho-al-olvido-digital-y-senala-que-google-debe-borrar-enlaces/

http://www.internautas.org/html/8268.html

http://www.internautas.org/html/8267.html

http://mashable.com/2014/05/13/google-forgotten-ruling-europe/?utm_campaign=Mash-Prod-RSS-Feedburner-All-Partial&utm_cid=Mash-Prod-RSS-Feedburner-All-Partial&utm_medium=feed&utm_source=feedly&utm_reader=feedly

 Artículo publicado por Voluntad Digital, cuyo CEO, José Miguel Arroyo es profesor del Master Executive MBI en la UPC

Imagen